calzadas-de-mallona

Calzadas de Mallona, qué son y por qué es interesante conocerlas al visitar Bilbao

Las Calzadas de Mallona son una de las vías de paso más curiosas y antiguas de Bilbao. Unen dos puntos neurálgicos de la ciudad como son el Casco Viejo o casco antiguo de la villa con la Basílica de Begoña, centro de culto y devoción de la patrona de Bilbao. Para quien llega a visitar Bilbao también se puede decir que une de manera directa lugares emblemáticos como el Museo Arqueológico o el Portal de Zamudio con la ya mencionada Basílica y su espacio exterior, con espléndidas vistas panorámicas sobre Bilbao.

Qué fueron las Calzadas de Mallona, el pasado del lugar.

El origen de las Calzadas de Mallona data de 1745 aunque no fue hasta 1808 cuando se instauraron como tal. En principio eran una vía de paso o calzada con escalas. Situada sobre una ladera del Monte Artagan se construyó una vía de paso para el tránsito de personas y animales de carga. Esta comenzaba a los pies de la ladera, junto a las 7 calles que conforman el Casco Viejo. Y llegaba a lo que entonces era la anteiglesia de Begoña, hoy Basílica.

Este lugar ya era transitado y la construcción se hizo para facilitar el trayecto que centenares de personas y animales de carga realizaban a diario. La calzada con escalas tenía la pretensión de facilitar el acceso. Y hacer el recorrido menos empinado, más suave y llevadero. Para ello el Consejo de Bilbao decidió entrar en acción recogiendo limosnas y donaciones que financiaran la obra.

Poco más de medio siglo después, en 1808, pasó a ser también una vía funeraria. Debido a una epidemia de tifus los franceses que en aquel momento ocupaban la villa prohibieron los tradicionales enterramientos en las iglesias. Así se compró un huerto en la zona. Este se convirtió en cementerio municipal. Posteriormente en 1829 se compró también un Caserío llamado Mallona para el mismo fin. Y así las Calzadas de Mallona pasaron a ser una vía de tránsito habitual también para quienes acudían al cementerio.

El origen de las Calzadas de Mallona data de 1745 aunque no fue hasta 1808 cuando se instauraron como tal. En principio eran una vía de paso o calzada con escalas. Situada sobre una ladera del Monte Artagan se construyó una vía de paso para el tránsito de personas y animales de carga. Esta comenzaba a los pies de la ladera, junto a las 7 calles que conforman el Casco Viejo. Y llegaba a lo que entonces era la anteiglesia de Begoña, hoy Basílica.

Este lugar ya era transitado y la construcción se hizo para facilitar el trayecto que centenares de personas y animales de carga realizaban a diario. La calzada con escalas tenía la pretensión de facilitar el acceso. Y hacer el recorrido menos empinado, más suave y llevadero. Para ello el Consejo de Bilbao decidió entrar en acción recogiendo limosnas y donaciones que financiaran la obra.

Poco más de medio siglo después, en 1808, pasó a ser también una vía funeraria. Debido a una epidemia de tifus los franceses que en aquel momento ocupaban la villa prohibieron los tradicionales enterramientos en las iglesias. Así se compró un huerto en la zona. Este se convirtió en cementerio municipal. Posteriormente en 1829 se compró también un Caserío llamado Mallona para el mismo fin. Y así las Calzadas de Mallona pasaron a ser una vía de tránsito habitual también para quienes acudían al cementerio.

Posteriormente fueron objeto de otros cambios y mejoras. Como la implantación de un calvario de piedra de sillería para hacer las funciones de Vía Crucis. Este incluía en cada cruz una Pasión embutida en un cristal protector.

Qué son hoy las Calzadas de Mallona.

Para cualquier persona que decida viajar a Bilbao, igual que para muchos bilbaínos, las Calzadas de Mallona son una vía de paso transitada que une puntos importantes del lugar. No solo los edificios históricos como el Museo Arqueológico y la Basílica de Begoña. También viviendas, parque, oficinas y comercios del centro de Bilbao con otros situados monte arriba.

Actualmente están formadas por 323 escalones con 46 descansillos intermedios. Este tramo une exactamente la Plaza de Unamuno, una de las más transitadas de Bilbao, hasta el final de las Calzadas. A esto hay que sumar 28 escalones repartidos en 4 tramos diferentes que dan acceso al Santuario de Begoña, donde se encuentra la patrona de Bilbao.

Para quien decide viajar a Bilbao y conocer la Villa el inicio de las Calzadas de Mallona es un lugar fácilmente visible. En la misma Plaza de Unamuno en que se inician existe una boca de Metro. Y en las inmediaciones lugares tan interesantes para quien decide visitar Bilbao como el Museo Arqueológico, los bares de pinchos de la Plaza Nueva y el Casco Antiguo o el Museo Vasco.

En las actuales Calzadas de Mallona aún existe el vía Crucis que sustituyó en 1950 al antiguo. En su recorrido pueden verse puntos de interés como la puerta con arco neoclásica de lo que fue el cementerio, del que ya no queda más vestigio visible. También antiguos muros de piedra y un monumento a los soldados caídos en las Guerras Carlistas.

Qué vas a encontrar tras ascender las Calzadas de Mallona y por qué acudir al visitar Bilbao.

Tras el ascenso por las Calzadas de Mallona el visitante no solo va a encontrar la ya mencionada Basílica de Begoña. También un barrio popular y un lugar ya emblemático en el Bilbao moderno, el Parque Etxebarria.

La Basílica es un Santuario Gótico Manierista. El Parque Etxebarria, uno de los centros de esparcimiento de la Villa y el parque más grande de Bilbao, ideal para el deporte y el ocio a lo largo de todo el año. En él destaca una impresionante chimenea de ladrillo de 25 metros, perteneciente a una antigua fundición de finales del S. XIX que deja patente el pasado industrial de una ciudad actual turística, artística y de servicios. Y en fiestas de Bilbao, durante la Aste Nagusia, uno de los epicentros de la diversión al albergar el ferial y ser el lugar de lanzamiento de los fuegos artificiales, uno de los grandes atractivos de las celebraciones.

Desde allí las vistas sobre la ciudad son impresionantes. Una panorámica especial para fotografiar y para mostrarte desde uno de los puntos más altos de Bilbao, con la ría, los lugares más antiguos y los edificios más modernos de fondo.

Además el lugar está muy bien comunicado con transporte público para poder visitar otros punto de Bilbao desde allí.

Si estás planificando viajar a Bilbao y tomando notas de qué ver en Bilbao y qué hacer en tu escapada anota recorrer las Calzadas de Mallona. Transitarás por un lugar histórico que une algunos de los puntos de interés al visitar Bilbao como viajero o turista.

Calzadas de Mallona en 360º.

(Haz clic en la imagen y arrastra para ver los 360º)

Leave a Comment