casa-cuna

Casa cuna de Bilbao, un hermoso edificio modernista en el corazón de Bilbao La Vieja

La Casa cuna de Bilbao es uno de los edificios históricos de la Villa con una arquitectura singular que en pleno S. XXI están siendo rehabilitados y su uso reorientado para cubrir las necesidades y demandas de la sociedad actual. Si vienes a visitar Bilbao y aprovechando que está a uno o dos minutos a pie de otros puntos de interés para viajeros, como la Iglesia de San Antón, el puente de San Antón o el Muelle Marzana, acércate a su fachada. Te sorprenderá y podrás descubrir un lugar inesperado con detalles sorprendentes.

Casa cuna de Bilbao, un hermoso edificio modernista en el corazón de Bilbao La Vieja.

Dónde está la casa cuna de Bilbao.

Con su fachada delantera en la calle Urazurrutia y la trasera en el muelle del mismo nombre y vistas a la Ría este edificio modernista tiene poco más de un siglo. Está en la margen derecha de la Ría del Nervión y es una visita obligada para todo turista interesado en el arte, la arquitectura y la historia que llegue a Bilbao. Y también para aquel que busque lugares bonitos, quizá poco conocidos pero con detalles impresionantes que plasmar en sus fotografías del viaje.

Qué fue  y qué será  la casa cuna de Urazurrutia, pasado y futuro de un edificio único.

Entre 1914 y 1916, mientras en buena parte de Europa se libraban los primeros años de  la Gran Guerra, en Bilbao se construía la Casa cuna. Este es un lugar que fue ideado para que los trabajadores pudieran dejar a sus hijos durante el día mientras acudían a sus trabajos. Una especie de guardería social para los hijos más pequeños de los jornaleros.

El encargado de diseñar el edificio fue el arquitecto Ricardo Bastida, autor también de otras obras emblemáticas de la villa, como la Alhóndiga, hoy en día Azkuna Zentroa, y el Edificio del Banco de Bilbao.

Posteriormente fue guardería municipal. Una función que ha perdurado hasta hace muy poco.

Y se espera que pronto reabra sus puertas con una función totalmente diferente y un nombre distinto, tras una rehabilitación interior cuidada. La Casa cuna de Bilbao pasa así a llamarse BBK Kuna Institutoa, y será un espacio de encuentro vecinal y centro de nuevas iniciativas para impulsar proyectos innovadores que mejoren la vida de todos.

El proyecto de  rehabilitación ha incluido la restauración de su fachada y  el aprovechamiento a modo de terraza de la parte de muelle que ocupa la Casa cuna, con unas preciosas vistas hacia la ría, y distintos espacios interiores para diferentes usos, proyectos y programas sociales.

Arquitectura y arte de un edificio modernista Art Decó, un lugar para conocer al visitar Bilbao.

Resumir todos los detalles de este edificio modernista  construido con materiales como la piedra artificial, ladrillo y azulejos decorados no es algo que se pueda hacer en una línea. Sus ventanas altas y alargadas con  resabios mudéjares y su puerta de madera labrada con detalles de hierro y cristal en la que se lee “Salas Cuna de San Antonio” son solo parte de sus atractivos.

En 1914, aún sin terminar de construir el edificio, se añadió a su fachada delantera una preciosa escultura, La Caridad. Muchos turistas y viandantes no reparan en ella al caminar por la zona, ya que está en altura. Sin embargo, solo hay que alzar la vista para contemplar su belleza. Fue obra del escultor bilbaíno Federico Sainz Venturini, probablemente la más conocida del artista.

En 1939, al término de la Guerra Civil, se añadió un nuevo piso a la Casa cuna. Sorprendentemente no simularon que fuera parte del edificio original sino que destaca como un añadido, con un ligero vuelo sobre las fachadas originales, bajo el que resaltan una serie de canecillos de ladrillo. A diferencia del resto del edificio sus ventanas son horizontales y no verticales, más sobrias y de líneas rectas.

En qué fijarte al visitar este edificio en Bilbao.

Acercarte a la Casa cuna al visitar Bilbao adquirirá otra dimensión si te dejas llevar por la imaginación y logras situarte con la mente en el lugar hace poco más de cien años, imaginando la impresión que provocaba el lugar. Y el trasiego de niños que a horas determinadas llenaron la calle en un bullicioso ir y venir a lo largo de más de un siglo.

Después hay muchos detalles en los que fijarte. ¿Los principales?

  • La cerámica de los paramentos.
  • La escultura La Caridad.
  • Los detalles de las rejas de las ventanas.
  • Sus diferentes tipos de ventanas.
  • Todos los curiosos elementos que recuerdan al arte mudéjar.
  • Su puerta principal.
  • Las evidentes diferencias entre la planta superior y las inferiores.
  • El estilo de los canecillos de ladrillo y el friso de cerámica que supone la parte más alta del edificio primigenio.
  • Las líneas de la esquina entre la fachada principal y la lateral.

Hoy mismo ya puedes contemplar todos estos detalles en el edificio rehabilitado de la Casa cuna, deleitarte con su visión y fotografiar sus fachadas. A finales de 2021, si todo marcha según lo esperado, se reabrirá al público y se podrá ver también su interior, con nuevos usos.

¿Tienes pensado viajar a Bilbao próximamente? En tu lista de lugares que no debes perderte al visitar Bilbao anota la visita a la Casa Cuna de Urazurrutia. Seguro que encuentras un momento para ello entre la visita a los locales del cercano Muelle Marzana y los históricos Puente e Iglesia de San Antón.