Colegio maestro García Rivero, un curioso edificio de estilo neovasco

Una de las formas más bonitas de conocer Bilbao es en ruta tomando la ría como eje central  y unificador, descubriendo su arquitectura, disfrutando de sus lugares emblemáticos y tomando el pulso a la villa en esos puntos que aúnan pasado y presente. En la margen derecha de la Ría del Nervión, a poca distancia del icónico Mercado de la Ribera, se alza El Colegio Maestro García Rivero, uno de esos edificios que forman parte del pasado de la ciudad, son parte viva del presente de la misma y en los que se une arquitectura y funcionalidad. Si vienes a visitar Bilbao, este es uno de los puntos en los que merece la pena detenerse.

Colegio maestro García Rivero, pasado y presente de un curioso edificio de estilo neovasco.

Qué era y qué es el Colegio Maestro García Rivero.

El edificio del Colegio Maestro García Rivero se diseñó y construyó para convertirse en centro docente público, y esa es la función que casi un siglo después ejerce este llamativo edificio de estilo neovasco. Desde 1930 y hasta la actualidad son miles los bilbaínos que se han formado en este centro, que se ubica en el barrio de Atxuri, prácticamente junto al Puente de San Antón y a pocos pasos de la iglesia gótica del mismo nombre.

La ubicación ya imprime carácter. Y la arquitectura del edificio del Colegio Maestro García Rivero  creado en su momento para facilitar el aprendizaje y mejorar la calidad del estudio del alumnado aún sorprende a quien contempla su exterior por primera vez.

En 2015  el Ayuntamiento de Bilbao le otorgó el Premio Norte-Sur por sus actividades en favor de la integración y la diversidad cultural. Actualmente más de 800 alumnos cursan infantil o primaria en sus casi centenarias aulas.

Y cada año más viajeros que quieren conocer cada rincón interesante de Bilbao se interesan por su historia, fotografían cada uno de los detalles de su fachada y descubren un estilo arquitectónico regionalista que les sorprende. Y es que aunque al primer vistazo puede parecer engañosamente sobrio, la riqueza de sus detalles y volúmenes hace que al detenerse a contemplarlo surjan infinidad de focos de atención y sorpresas que habían pasado desapercibidos en el primer instante.

Por qué conocer el Colegio Maestro García Rivero al visitar Bilbao, arquitectura y sociedad.

Si vienes a visitar Bilbao y quieres descubrir todos sus secretos, si te interesa el arte y la arquitectura, si quieres hacer fotografías preciosas de tu paso por Bilbao o si paseas cerca de la zona y antes de ir a tomar algo a los gastrobares del Mercado de la Ribera o los locales del Muelle Marzano te apetece conocer más de la ciudad, acércate al Colegio Maestro García Rivero.

El edificio fue construido en 1923, obra del arquitecto Pedro Ispizua, quien diseñó algunos de los lugares más icónicos y fotografiados de la villa, como el Edificio El Tigre o el kiosko del Arenal. Pero no comenzó a recibir alumnos hasta 1930. Las inundaciones que asolaron Bilbao en 1983 deterioraron parte del edificio. Por este motivo y por su antigüedad, a principios del S. XXI fue rehabilitado y ahora luce en todo su esplendor nuevamente. Esta rehabilitación fue llevada a cabo por el estudio Bilbao y Gallastegi Arquitectos.

En su momento se tuvieron en cuenta para su diseño aspectos funcionales e higiénicos de lo que se consideraba la moderna pedagogía escolar. Pero sin dejar de lado la importancia de crear un edificio en armonía con su entorno y con detalles llamativos propios de la arquitectura llamada neovasca o, como si denominó en algún momento, nacionalista. Un estilo que se puede contemplar en otros edificios de Bilbao, como el Palacio de Ibaigane, sede oficial del Athletic Club de Bilbao.

Esta curiosa mezcla hace que el edificio al borde de la ría reciba una excelente iluminación natural gracias a sus grandes ventanales, esté bien ventilado y sus aulas tengan un tamaño y disposición adecuado a las teorías pedagógicas modernas de los años 20 del siglo pasado. A su vez, su fachada llama la atención por sus grandes aleros, sus figuras, entramados, y los torreones rematados en llamativos tejados.

El conjunto del Colegio Maestro García Rivero consta  de dos edificios iguales  de hormigón dispuestos simétricamente y unidos por un cuerpo central de menor altura. En su inicio, cada uno de esos edificios correspondía a la zona para niños y para niñas, ya que por aquel entonces niños y niñas recibían clases separados. Por un lado el edificio mira hacia un patio y por el otro hacia la ría.

En qué fijarte al contemplar el Colegio Maestro García Rivero.

¿Algunos de los puntos en los que fijarte para sorprenderte y hacer las mejores fotografías del lugar aunque no seas aficionado a la arquitectura?

  • El conjunto de la composición del Colegio Maestro García Rivero.
  • Sus torreones  de arriba abajo incluyendo el tejado.
  • Los aleros anchos y sus entramados.
  • Los balconcillos.
  • Las diferentes formas y tamaños de las ventanas.
  • Los volúmenes, letras, figuras, detalles  y escudos de su fachada.

La próxima vez que vengas a visitar Bilbao, sea tu primer viaje a la ciudad o ya conozcas esta, acércate al Colegio Maestro García Rivero, junto a la Iglesia de San Antón y el Puente de San Antón. Merece la pena hacerlo como parte de un tour por la Ruta de los Puentes. Descubre una arquitectura regionalista y funcional poco conocida. Fotografíate junto al conjunto y descubre todos sus detalles a  la vista y a golpe de clic fotográfico.

Navega en 360.