museo-vasco

El Museo Vasco de Bilbao

El Museo Vasco de Bilbao es uno de los centros museísticos más antiguos de la Villa. Si tienes pensado visitar Bilbao es un espacio al que merece la pena dedicar un tiempo. Te ayudará a conocer más sobre el pueblo vasco, su historia, costumbres y modo de vida desde tiempos ancestrales. Y supondrá un interesante contrapunto para poner en contexto los atractivos del Bilbao moderno, una ciudad europea de servicios, arte y gastronomía.

Además está ubicado en la Plaza de Unamuno, a menos de 5 minutos a pie de otros lugares de interés para visitar en Bilbao. Como las Calzadas de Mallona, la Catedral de Santiago o los locales de pinchos de la Plaza Nueva.

Qué es este museo Vasco y cuál es su historia.

El Museo Vasco es un museo con casi un siglo de antigüedad centrado en dar a conocer a través de sus más de 20.000 piezas, sus dioramas y exposiciones la cultura y forma de vida de los vascos. Desde la prehistoria hasta casi nuestros días.

Este museo va camino de cumplir su centenario. Se inauguró en 1929, en la misma ubicación que ocupa en la actualidad, un edificio del S. XVII. Aunque con el paso de los años ha ido creciendo por los edificios anexos hasta ser el gran museo que es en la actualidad. Y una rehabilitación reciente lo ha mejorado aún más.

En su inauguración ocupaba la planta baja del claustro barroco de un antiguo colegio. Era el Colegio de San Andrés, que había pertenecido a los Jesuitas hasta que fueron expulsados de España 154 años antes. Después, con el paso de los años, fue creciendo hasta ocupar todo el edificio salvo la iglesia, hoy en uso como parroquia. En 1962 fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC). Una declaración perteneciente a  la categoría de Monumento Histórico-Artístico Nacional.

Qué ver en el Museo Vasco, por qué es un lugar que visitar al viajar a Bilbao.

¿Pero qué me voy a encontrar en este museo? ¿Por qué merece la pena dedicar mi tiempo en Bilbao a visitarlo?, te preguntarás. Para tener una respuesta corta, es interesante recordar el nombre  con el que se inauguró: “Museo Arqueológico de Vizcaya y Etnográfico Vasco”. 

Para la respuesta larga, descubre planta a planta qué puedes encontrar en este centro. Un lugar al que acceder al visitar Bilbao si te interesan la cultura, la historia y la forma de vida de las gentes. Además, es un buen espacio para conocer Bilbao con niños. Siempre teniendo en cuenta que además de las exposiciones permanentes cuenta con exposiciones temporales. Para conocer estas, nada mejor que consultar la agenda del propio Museo Vasco.

Planta baja, un buen recibimiento.

En el acceso al Museo Vasco de Bilbao la planta baja dispone de tienda y es el lugar en el que se ubican las exposiciones temporales. También cuenta con una sala heráldica y otras de laudas sepulcrales. 

Pero también tiene algunos de los objetos de la exposición permanente más conocidos. En el centro del claustro barroco destaca el ídolo de Mikeldi. Es una escultura antropomorfa de 1560 kilos encontrada en un yacimiento en Durango cuya procedencia está datada en la Segunda Edad de Hierro. Representa a un toro.

En esta planta también se encuentra una reproducción de la cruz de Kurutziaga, de 4,30 metros de altura. La original era un humilladero de arenisca de estilo gótico florido.

Primera planta, espacios dedicados a la etnografía.

En el descansillo de esta planta del Museo Vasco una pintura de Zuloaga recibe a los visitantes. En ella hay diferentes salas que gustarán tanto a los adultos como a los niños. En esta se encuentran espacios dedicados a las armas de distintas épocas, incluidas las guerras carlistas e incluso la Guerra Civil. También a la cultura pastoril y a los vascos y el mar. Y a las artesanías textiles centradas en el lino y la lana que incluye un gran telar. Piezas y dioramas a tamaño natural suelen gustar mucho a los pequeños. Si vienes a visitar Bilbao con niños tenlo en cuenta.

Segunda planta, lugar para la cerámica y ferrerías.

En esta planta del Museo Vasco se encuentran interesantes piezas de alfarería vasca, desde la prehistoria hasta casi la mitad del S. XX, con piezas de cerámica, loza y porcelana. Muchas de ellas son del característico vidriado blanco tan apreciado en el País Vasco.

También hay salas dedicadas a la ferrería. Algo que no podía faltar en un museo etnográfico en Bilbao, siendo la siderometalurgia una de sus claves económicas a lo largo de varios siglos.

Tercera planta, historia.

Lo más llamativo de esta es la enorme maqueta de Bizkaia que ocupa una gran sala. También hay espacios para cartografía histórica de entre el S.XVI al S.XIX. Y el Consulado de Bilbao, otorgado a los comerciantes y mareantes de la Villa en 1511 por Juana de Castilla (a la postre conocida como Juana “la Loca”).

Información de interés.

Salvo cambios por la situación actual, el Museo Vasco permanece abierto de miércoles a sábado y los lunes de 11h (11 A.M.) a 19h. (7 P.M.). Y los domingos de 11h. (11 A.M.) a 14h. (2 P.M.).

La entrada general es de 3 euros. Para estudiantes y grupos de más de 10 personas, 1,50 euros. Gratuita para pensionistas, menores de 12 años, parados, periodistas, discapacitados y en otros casos. Consulta en la propia web del museo.

Si tienes pensado venir a visitar Bilbao incluye en tu recorrido un tiempo para conocer el Museo Vasco. Merece la pena.

Museo Vasco desde la Plaza Unamuno

Leave a Comment