palacio-arana

Palacio Arana, un edificio histórico para conocer al visitar Bilbao

El Palacio Arana es uno de los edificios históricos que es interesante conocer si vienes a visitar Bilbao. Es, junto a la Iglesia de San Antón, de la que dista unos 150 metros, uno de los edificios bien conservados más antiguos de Bilbao. Un lugar que gustará tanto a los amantes del arte y la arquitectura como a todo aquel interesado en descubrir los lugares históricos de la villa. Además, su situación, muy cerca de otros lugares de interés para el visitante y con vistas al Mercado de la Ribera, frente al muelle de Marzana y el Puente de la Ribera o de San Francisco, como es más conocido, facilita su visita.

Palacio Arana, un edificio histórico para conocer al visitar Bilbao.

Qué es y qué fue el Palacio Arana.

Históricamente el Palacio Arana es un lugar reconocido de Bilbao y uno de los edificios que permanecen en pie y bien conservados más antiguos de la villa. Ha sobrevivido al paso del tiempo y a conflictos como las guerras carlistas o la guerra civil española. Y ahora luce, esplendoroso, en una zona céntrica de Bilbao, de cara a la ría y ubicado en las Siete Calles, el nombre con el que es conocido el Casco Viejo bilbaíno.

Se estima que su construcción se inició hacia 1590. Entre finales del S. XVI y principio del S. XVII tuvieron lugar las obras que dieron lugar a este Palacio de estilo tardo-renacentista, un estilo poco frecuente en la arquitectura de la zona. Se erigió sobre el solar de una antigua casa torre que pertenecía al Mayorazgo de la familia Arana, de cuyo apellido toma nombre el palacio.

En su momento estaba muy cerca de algunas casas torre más antiguas y contaba con un patio interior que ordenaba la construcción. Algo muy peculiar y poco frecuente en la arquitectura propia de la zona.

Actualmente en la planta baja del Palacio Arana se encuentran locales comerciales, incluido un bar restaurante que comparte nombre con el mismo. Visitable desde el exterior, su portada es una de las más fotografiadas por quienes deciden viajar a Bilbao por ocio, turismo o como amantes del arte. Es muy probable que no te detengas hasta hacer capturas de cada detalle.

Las plantas superiores del Palacio Arana son, en la actualidad, viviendas particulares.

Qué te vas a encontrar al visitar el Palacio Arana en el corazón de Bilbao.

El elemento más atractivo y destacado del Palacio Arana, desde el punto de vista artístico, es el acceso al mismo, que tiene lugar por la popular Calle Belosticalle. Este tiene lugar a través de un arco de medio punto ornamentado. A sus lados puedes ver dos pilastras almohadilladas coronadas por capiteles corintios.  Y sobre el mismo, sendas figuras de Hércules de protección del lugar, junto a un escudo heráldico. Este último corresponde a los Echevarri, Aguirre y Angulo.

Sin duda alguna este es tan singular y atractivo que es uno de los puntos más fotografiados del Casco Antiguo de Bilbao.

Siendo este el punto más destacado del Palacio Arana, no es el único que llamará la atención del viajero. Cuenta con otros aspectos singulares que merece la pena contemplar y fotografiar. Como sus balcones, miradores y soportal. Este último ocupa un lateral del palacio en la actual calle de la Ribera, en la que también hay situados edificios de interés patrimonial, artístico e histórico, como el Mercado de la Ribera.

Otros de sus elementos característicos son las 5 ventanas de buhardilla o mansardas alineadas de su tejado.

El soportal  que ocupa un lateral del Palacio Arana frente a la Ría del Nervión o Ría de Bilbao es solo un poco posterior a la planta del edificio original. Se añadió en algún momento del S. XVII. Hoy es un lugar de tránsito de Bilbaíno y personas que vienen a visitar Bilbao. Y es que está ubicado en una zona privilegiada, a menos de cinco minutos a pie de otros edificios emblemáticos como el Teatro Arriaga, el Puente de la Merced o el Puente de San Antón.

Apenas hace falta un poco de imaginación para volverse y echar un vistazo alrededor, sintiendo cómo debía ser la vida y las vistas desde el mismo uno, dos o cuatro siglos atrás. Y cómo las piedras que sustentan y forman parte del palacio han visto crecer y desarrollarse Bilbao, convirtiéndose en una próspera población admirada en todo el mundo.

Rutas para ver el palacio más antiguo de Bilbao.

Si decides visitar Bilbao y conocer la villa a través de sus puentes, desde el histórico Puente de San Antón al moderno Puente de Euskalduna, estás eligiendo un itinerario magnífico para tener una gran idea y las mejores vistas de Bilbao. Y en el que podrás ver también el Palacio Arana.

Además, si decides venir de viaje a Bilbao por ocio o negocios y quieres disfrutar de la gastronomía también tienes muy fácil conocer este palacio. Y es que está a unos pocos metros de los gastrobares del Mercado de la Ribera y muy cerca de algunos de los bares de pinchos más populares del Casco Viejo de Bilbao.

Sea como sea, en tu próxima escapada a Bilbao busca la oportunidad para pasar junto al Palacio Arana y visitarlo por fuera, contemplando uno de los edificios históricos más antiguos del lugar. Es uno de los espacios que ayudan a comprender la evolución de la antigua villa a la moderna ciudad de servicios que es en la actualidad.

Leave a Comment